Cómo sentirte feliz y segur@ en un día de trabajo duro.

/
2 Comments


Hace no mucho tiempo trabajé en un hermoso lugar, parecido a Disney, bueno no, a Reino Aventura… bueno tampoco, más bien era como Divertido pero de la televisión, en donde conocí a personas maravillosas, llenas de talento que desarrollan proyectos con bajísimo presupuesto pero con mucha calidad. En ese lugar increible a veces tenía reuniones con la entonces jefa mayor “Huelequesos” y  con su achichincle “Levantoeldedomeñiqueparatodo” con quienes tenía que ver cuestiones de vestuario e imagen, lo que me exigía defender mis argumentos con el ejemplo, con el grado de dificultad de que soy diseñadora y a veces me visto rarito porque cuando compro ropa, busco obsesivamente piezas únicas, casi siempre. En fin, lo que comencé a hacer para evitarme muchos achaques y malestares causados por el estrés que implica trabajar bajo presión psicológica y emocional proveniente de dos seres cuya especie es conocida por lo letal que es su ponzoña y el sonido de sus cascabeles, fue lo siguiente que estoy a punto de revelarte:

  • Elige tu ropa la noche anterior. Ésta tiene que ser muy cómoda, lo que significa que te quede a tu medida, que sea de colores obscuros por si te llegaras a manchar, no tendrás que preocuparte por ello. No jeans.

  • Arregla tus manos un día antes. Pinta tus uñas con colores de temporada o clásicos.  Evita pintarte cuadros impresionistas en las uñas, y sobretodo olvídate de las uñas postizas kilométricas.





  • No optes por blusas con escotes pronunciados, ni minifaldas entalladas. Sobretodo porque necesitas que la atención se centre en tu discurso.

  • Elige zapatos cómodos; no tacón, no flats. Aprovecho para aclarar que cuando hablo de flats me refiero a este zapato:



  • Para la oficina te recomiendo estos:



  • Elige accesorios discretos y  en caso de que te guste como a mí el toque de color, utiliza alguna mascada o busca que tu blusa sea alegre: roja, naranja o magenta dependiendo de tu tono de piel.

  • Arregla tu cabello y maquíllate discretamente. Jamás vayas a una junta con la cara lavada y sin peinar.




  • Date tiempo para desayunar, de manera que en media junta no te hable el estómago y/o corras el riesgo de tener mal aliento.



  • Hidrátate.

  • Mantén una actitud positiva aunque te lleve Pifas.



Esto no es garantía de nada, pero en muchísimas ocasiones me ha funcionado, considerando que las personas con mejor imagen proyectan mayor seguridad, lo que a su vez se traduce en éxito la mayoría de las veces.










You may also like

2 comentarios :

  1. Nelly, me gusta tu manera de expresar tus ideas, compartir tu experiencia, y los consejos que das: sencillos de llevar a cabo y prácticos.

    ResponderEliminar
  2. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar

Popular Posts