La mujer que más admiro en el mundo... hasta hoy.

/
2 Comments




Soy de la media de la población que comienza a valorar lo que tenía hasta el día que lo pierde.

Ese día su rostro había cambiado, se veía radiante, en total y absoluta plenitud y felicidad, tenía el semblante de un atractivo y muy sonriente durazno. Yo había decidido no salir de su casa hasta que llegara el momento de despedirnos, en parte porque se lo debía y en parte porque estaba muy arrepentida de todos los momentos que se me escaparon por dejarla para luego. Por primera vez soy consciente que no hay “luegos”, y no importa cómo ni quien te lo diga, son veintes que te caen hasta que te pasa.






Dicen que el hubiera es consuelo de tontos, y sí, ésta es la lista de cosas que haría si pudiera viajar en el tiempo… aunque tal vez esto que escribo, puedas considerarlo y tomarlo en cuenta en caso de que aún tengas abuela (en el sentido literal).
Regálale tiempo. No gastes dinero en regalos caros, invierte tiempo en ella, en increíbles recuerdos que a la larga también serán un gran regalo para ti.





Proponte llamarle, si no diario, por lo menos dos veces a la semana, y visitarla una vez a la semana también.

Motívala a que te cuente chistes. Ayudarás a que trabaje su memoria y a la vez, si tienes suerte como yo, te causará increíbles carcajadas que el tiempo no se llevará.

Apréndete por lo menos una de sus canciones favoritas y canta con ella.






Hazla reír. Baila un flamenquito o una sevillana; nada supera hacerle al tonto de la manera más ridícula y boba.

Reza como ella y por ella por las noches, porque ella seguramente lo hace por ti.

No dejes de pedirle que te prepare lo que más te gusta. Ahora sé que jamás volveré a comer crema de zanahoria, sopa de avena o pastel de elote, al menos no hechos con tanto amor.






Personalmente le agradecería por enseñarme a tejer, coser, bailar, reír... por los cuentos leídos, las partidas de rummy que me dejó ganar, la leche con miel  que me quitaba la tos seca en las noches que me cuidó, los lagrimones que secó de mi carita cuando media un metro o menos, y todas las intercesiones que tuvo ante mis padres y ante el universo en general.

Sé muy feliz, sonríe y agradece infinito por tener la dicha de contar con una abuela.






Este post podría ser eterno, y pues tampoco quiero abusar de tu generosa atención, es sólo que hoy mi abuela cumpliría 94 años, y quise hacerle un homenaje porque es lo mínimo que la mujer que más admiro en el mundo se merece. Y ¿qué tiene que ver con un blog de moda? Pues que me llamo Nelly y soy diseñadora como ella.


¡Mientras lo ilustro suena "do you realize"! ¿Casualidad?… No lo creo.











You may also like

2 comentarios :

  1. Me super encantó... sin duda alguna, la más hermosa y cariñosa abuela del universo... la mejor.

    ResponderEliminar

Popular Posts