5 lecciones de imagen para ellas y ellos.

/
0 Comments


 Está muy en boga en revistas y blogs de moda publicar consejos como si “volver al futuro”  fuera una posible realidad. Y algún día te compartiré mi gran lista de todo lo que haría si tuviera 20 otra vez con mi experiencia de 30, pero hoy sólo serán 5 lecciones que comprendí a mis “tas” con un poquito de dolor y que bien pude evitarme si a mis “tes” hubiera tomado mejores decisiones, hablando de imagen específicamente.






Gastar mucho dinero en ropa

La ropa definitivamente es una gran inversión para potencializar tu imagen personal, pero a veces le damos demasiada importancia, cuando la realidad es que no necesitas un armario kilométrico, sino prendas exclusivas, fundamentales y básicas para diversas ocasiones; y sobretodo, lo que realmente necesitas es ser feliz, invierte tiempo, dinero y esfuerzo en ser feliz, porque la ropa se hace vieja y pasa de moda, y la sonrisa jamás.




No acudir regularmente con la dermatóloga

La verdad es que mi genética, hablando de la piel específicamente, siempre ha sido una lata, porque mi piel es grasa, pero reseca, pero delgada, pero con poros muy abiertos, pero mixta, pero demasiado blanca… pfffff, mi piel no encaja en ninguna etiqueta dermatológica, y de adolescente tuve un acné bastante peculiar que dejó cicatrices en mi cara, y que el dermatólogo con el que iba no era el indicado, pues a veces, el acné tiene que ver con  hormonas, es decir que hubiera sido lindo que fuese menos soberbio y me mandara con un endocrinólogo también. En fin, ahora mi dermatóloga actual no me manda productos de belleza que encuentras en ningún almacén fifi, por el contrario, su receta generalmente consiste en un jabón facial para mi tipo de piel (o el que más se le aproxima) para lavarme la cara religiosamente por las mañanas y por las noches, dos que tres pomadas dermatológicas para mis cicatrices y manchas solares y el más importante, BLOQUEADOR SOLAR para mi tipo de piel (o el que más se le aproxima), ese debí empezarlo a usar  diariamente a los dos segundos de nacer, pero nadie me lo dijo.




No haber ejercitado mi cuerpo diariamente

Ejercitar tu cuerpo va más allá de marcar y verte increíble sino sentirte increíble, crear una condición y perseverar para mantenerla. Formar en ti el sentido de constancia con el único fin de generar hormonas de felicidad y sentirte y verte realmente sano.




Haber fumado

Sobran las explicaciones, pero personalmente lo que pasó cuando dejé de fumar, y eso que no lo hacia diario sino de manera más social, fue que despertar dejó de ser una horrible experiencia todos los días con la saliva espesa y la garganta congestionada, creo (a diferencia de lo que pueda pensar mi kisser) que tengo mejor aliento, mejor condición física (a diferencia de lo que pueda… jajaja no es cierto), y lo más importante es que dejé de envenenarme voluntariamente.




Tardar demasiado tiempo en invertir en mi sonrisa (en el sentido literal y en el figurado)

En el sentido literal, cuando tenía 12 años, el dentista le sugirió a mi mamá que me pusieran brackets, y eso pasó, sólo que durante 2 años nadie en mi casa notaba diferencia alguna, entonces le pidieron que me los quitara y yo crecí un poco acomplejada por la chuecura de mis dientes. Cuando empecé a trabajar fue un issue que dejé por mucho tiempo para luego. Finalmente lo hice, y ahora, de lo único que me arrepiento fue de haberme tardado tanto.

En el sentido figurado, haberme permitido trabajar con una mujer psycho que me acosaba laboralmente, y yo, con la idea de que al primer trabajo de tu vida no deberías renunciarle, porque si aguantas llegaras bien lejos (bullshit!!!!)… y bueno, igual, aguantar relaciones destructivas, llámense jefes, novios, amigos y/o mascotas.



...now?



You may also like

No hay comentarios. :

Popular Posts